¿Cómo jugarán los Patriots ante la partida de los principales linebackers?

El año 2019 fue indiscutiblemente el año de los Boogeymen. El partido contra Jets en el que Sam Darnold reconoce “ver fantasmas” fue su inicio. Gran parte de los exitosos esquemas de presión de New England se basaron en la gran profundidad y variedad de su cuerpo de LBs. Durante su carrera, Belichick ha demostrado que mediante dibujo y esquema puede generar presión en los QBs rivales. Twists, stunts, blitzes, creepers, presiones simuladas… Belichick manda al QB todo tipo de dibujos imaginativos basados en un hecho fundamental: intentar ocultar hasta el último momento de dónde llegará la presión.

Como uno de los grandes renovadores de las Defensas 3-4, Belichick ha sabido siempre apoyarse en la idea de esconder quién será el cuarto rusher. ¿Quién presionará al QB? ¿Quién caerá en cobertura? La base de la filosofía defensiva de Patriots se fundamenta en mantener al QB adivinando durante todo el partido. Para conseguir esto, Belichick necesita que las 4 posiciones de LB sean ocupadas por LBs versátiles, lo suficientemente solventes en la carrera como para ser efectivos en paquetes de nickel o dime (5 o 6 DBs) y lo suficientemente fuertes y potentes como para vencer bloqueos y presionar al QB.

La noticia en estos inicios de 2020 es la disolución de The Boogeymen. La salida de Van Noy, Collins y Roberts, junto con la decisión de Hightower de no jugar este año, prácticamente obliga a NE a buscar respuestas de emergencia. Intentaré analizar posición por posición las diferentes posibilidades que le quedan en plantilla, pero para eso necesito presentar qué requisitos exige Belichick a su cuerpo de LBs. Hay tres grandes premisas que, desde hace años, Patriots exige:

  • La indiferenciación del Sam y el Jack.
  • La capacidad de los ILBs (Mike y Will) de jugar en el bubble.
  • La posibilidad de insertar un híbrido en 6-tech.

En los últimos años, Belichick ha usado múltiples variantes de 3-4 (5-1, 5-2, 3-3…) en las que introduce cuatro tipos fundamentales de LBs. El Sam es el LB que alinea en el lado fuerte (lado del TE). Opuesto al Sam se ubica el Jack. Alineados off-the-ball, a unas yardas de la línea de scrimmage, tenemos al Mike en la zona de influencia de Sam, y al Will que alinea en el lado débil y que puede ser un Híbrido o Box Safety.

Para Belichick, en una 3-4, el Sam ha de tener la fuerza suficiente para mantener el Edge y cierta capacidad para caer en cobertura. En el lado opuesto, el  Jack desempeña primariamente funciones de rusher y es el encargado de la persecución desde el backside. Ahora bien, el incremento general en la liga de motions pre-snap ha hecho que los LBs ya no roten con la fortaleza de la formación. Si un TE se mueve pre-snap al lado opuesto y cambia la fortaleza, los LBs no acompañarán este movimiento. El Jack se convierte en Sam y viceversa. Todo esto hace que, con el desarrollo de los ataques, Belichick haya terminado exigiendo a su Sam y Jack características similares dentro de sus perfiles diferenciados: fortaleza para mantener el edge, fluidez para caer en cobertura y potencial para presionar al QB.

Respecto a los ILBs, en los frentes que usa  Belichick suelen crearse bubbles en  los que los G se quedan sin cubrir. Esto les permite ir a bloquear sin oposición a los ILBs. Muchos esquemas de carrera tienen como fundamento atacar a los defensas de segundo nivel  a través del bubble.

 

Los ILBs de New England deben sobrevivir a este tipo de bloqueos. Deben ser fuertes, trabajar con buen pad level y tener una técnica depurada para deshacerse de los bloqueos. Al jugar tantos snaps en nickel o dime, estos LBs deben parar a toda costa la carrera. Belichick ha creado toda una dinastía de ILBs con estas características que se inicia con Bruschi, continúa con Mayo y llega a Hightower. Además, debido a la premisa fundamental de intentar ocultar siempre al cuarto rusher, Belichick necesita que cualquiera de sus LBs sea capaz de presionar al QB desde las 4 posiciones, sobre todo partiendo de posiciones interiores. Básicamente, esto hace imposible cualquier lectura pre-snap.

Por último, debido a su gusto por las coberturas al hombre, Patriots busca siempre a un híbrido LB/Safety que pueda jugar indistintamente en la caja o como nickel para defender al hombre a TEs. Es indispensable que, además de ayudar carrera y pase, tenga la presencia física suficiente para jugar en 6-tech enfrentado al TE. De nuevo, aquí existe toda una estirpe de híbridos que comienza con Lawyer Milloy, sigue con Rodney Harrison y termina con Patrick Chung.

A falta de que pueda concretarse algún fichaje, las soluciones que actualmente Patriots dispone en plantilla son bastante variadas. En la posición de Sam, NE mantiene con respecto al año pasado a John Simon. Es de esperar que, en 1er y 2º down, sea el titular indiscutible por experiencia y por prestaciones. En la rotación del Sam destaca la entrada de Anfernee Jennings. Su experiencia en un sistema con tantas similitudes como el de Saban en Alabama le ayudará a tener una transición mucho más sencilla. Es un jugador muy físico en el Punto de Ataque, con buena técnica para deshacerse de los bloqueos y con experiencia cayendo en cobertura. Al mismo tiempo, Jennings es un LB con capacidad y experiencia alineando off-the-ball. Será habitual ver a Jennings entrar en diferentes stunts y blitzes durante el año. La rotación en el Sam la completa Shilique Calhoun, un jugador con muy buen físico, que presentó buenas maneras en 2019, pero una lesión recurrente en el tobillo le hizo perder mucho tiempo de juego. Por la tipología actual de la mayoría de los LBs en plantilla, parece previsible que gente más pesada como Wise y Coe sean utilizados en el interior con la mano al suelo.

Como Jack, Chase Winovich verá aumentados sus snaps, ya que es uno de los rushers más prometedores de la plantilla y uno de los LBs con mejor motor para perseguir el juego de carrera desde el backside. En la rotación de Jack es también probable que se incorpore Josh Uche debido a su potencial como rusher, aunque este primer año previsiblemente se vea limitado a paquetes de 3er down. Al igual que Jennings, Uche es un jugador que tiene potencial para ocupar las 4 posiciones de LB en los esquemas de Belichick. A su favor está también el hecho de que Belichick ha estudiado e incorporado durante estos últimos años los diferentes paquetes de presión que Don Brown ha implantado en Michigan. También habría que considerar la posible entrada en la posición de Jack de Derek Rivers. Su desarrollo se ha visto interrumpido como consecuencia de las lesiones y es muy probable que su futuro en la plantilla se decida esta pretemporada.

Las dudas más importantes se generan en los ILBs y en el Hibrido LB/Safety. Las salidas de Hightower y Chung han vaciado la rotación titular. En la posición de Mike es el momento de que Ja’Whaun Bentley dé un paso al frente. Bentley está llamado a continuar la línea Bruschi-Mayo-Hightower. Es un ILB tremendamente físico, con una capacidad asombrosa para deshacerse de los bloqueos. Peca en ocasiones de errores en las lecturas y no es tan efectivo como Hightower en el blitz, pero es, sin duda, la opción más solvente en plantilla. Del salto de calidad de Bentley va a depender en gran medida la Defensa Patriots 2020. En la rotación interior se incorpora también este año Brandon Copeland. Es un LB más versátil que Bentley, con capacidad para jugar también como último jugador de la línea. Es muy probable que en downs tempranos, frente a formaciones pesadas, Bentley y Copeland actúen como la pareja de ILBs. Completan la rotación Cassh Maluia, Terez Hall y De’Jon Harris que deberán hacerse un hueco en el Training Camp.

Por último, la salida de Chung obliga a buscar un recambio como Hibrido LB/Safety para incorporar en el Will, o para alinear 6-tech cuando Belichick busque defender al hombre a los TEs. La opción más clara es la de Adrian Phillips. A día de hoy, el fichaje de Phillips parece clave ya que ha jugado exactamente la misma posición en Chargers con un rendimiento bastante aceptable. Se trata de un hibrido muy inteligente que ha servido como comodín estos años en la defensa de LAC. En principio, no parece probable que Kyle Dugger entré en la rotación debido a su mayor experiencia en College como Free Safety y al ser una de las posiciones más cerebrales de las defensas de Belichick.

Las salidas de KVN, Collins, Roberts y Hightower generan muchas dudas, pero parece evidente que Belichick ha afrontado el Draft y la Agencia Libre con la intención de renovar el cuerpo de LBs. De la evolución de los jóvenes dependerán en gran medida las prestaciones de la Defensa de New England en este año tan atípico. La falta de partidos de pretemporada y la reducción de los entrenos son dos factores que juegan claramente en su contra. A su favor está la gran labor que Belichick ha hecho durante toda su carrera en la formación de LBs.

 

Por Catanovski

 

 

 

Escribir un comentario

Mi carrito Removido. Deshacer
  • No hay productos en el carrito.